La conjuntivitis en perros y gatos

La conjuntivitis en perros y gatos es unos de los síntomas más comunes en los ojos de nuestros peludos, la podemos distinguir porque los ojos de nuestros perros están rojos, con legañas o lacrimosos.

La conjuntivitis o inflamación ocular no es una dolencia independiente, suele ser consecuencia de otros enfermedades. A veces, además de la inflamación, puede estar acompañada de una infección.

conjuntivitis en perros

¿Qué es la conjuntivitis en perros?

La conjuntivitis es la inflamación de la membrana que cubre la cara posterior de los párpados y la parte anterior del ojo en respuesta a un estímulo antigénico. Se caracteriza por causar enrojecimiento, secreción y picor.

Puede producirse por varios factores: alérgicos, víricos, bacterianos, por cuerpo extraño o también por falta de hidratación corneal. Dependiendo de la causa suele afectar a uno o a los dos ojos.

Por tanto, ante cualquier indicio de conjuntivitis es muy importante que acudas a tu veterinario para que diagnostique tanto la causa como el tratamiento correspondiente.

 

¿Qué causas influyen a la aparición de la conjuntivitis en perros y gatos?

Como hemos dicho anteriormente la conjuntivitis en perros no es una enfermedad en si misma, sino que se suele producirse como síntoma de otro problema más grave.

Posibles causas de conjuntivitis:

1️⃣-Infecciosa (bacteriana, viral): se trata de la causa más común pero casi siempre secundaria a otro proceso como conjuntivitis alérgica, queratoconjuntivitis seca, malformación del párpado etc. Suelen provocar aumento de lágrima espesa y de color verde – amarillenta. En gatos es muy común la conjuntivitis vírica debido a Herpes virus felino.

2️⃣-Alérgica: suele producirse en animales con atopia aunque también puede suceder de forma asilada. Los signos clínicos acostumbran a ser enrojecimiento ocular, aumento de descarga lacrimal serosa, quemosis y en ocasiones formación de folículos.

3️⃣-Lesión corneal: en cualquier daño que sufra la córnea se produce una inflamación asociada. Lo más común son las úlceras debido a cuerpos extraños, arañazos, productos irritantes como champús etc. Es muy importante que esta lesión se trate de urgencia ya que si no la tratamos a tiempo podría incluso llegar a perder el ojo. Otra enfermedad que produce una erosión corneal es la queratoconjuntivitis seca o más comúnmente llamado “ojo seco”. Se trata de una patología que se origina debido a una baja producción de lagrima y normalmente suele ser debido a un problema autoinmune de destrucción de la glándula lagrimal.

Síntomas de la conjuntivitis en perros y gatos

  • Hiperemia conjuntival: Enrojecimiento de la parte blanca del ojo.
  • Blefarospasmo: Dificultad para abrir el ojo asociado a dolor.
  • Descarga lagrimal aumentada: Dependiendo del tipo y la cantidad de descarga nos dará información sobre la posible causa de esa conjuntivitis.
  • Quemosis (edema conjuntival): Aumento del líquido en la cámara anterior del ojo.
  • Hipertrofia folicular: Suele originarse sobre todo en conjuntivitis alérgica.

En el caso que tu perro o gato padezca algunos de estos síntomas recomendamos inmediatamente acudir a un veterinario.

Conjuntivitis en perros y gatos

Tratamiento de la conjuntivitis en perros y gatos

El tratamiento de la conjuntivitis variará dependiendo de la causa que la origina. En caso de tratarse de conjuntivitis bacterianas y víricas suele ser suficiente con la realización de limpiezas con suero salino fisiológico y aplicación de colirios antibióticos de amplio espectro. De igual forma ocurre con las conjuntivitis alérgicas en las cuales se suelen utilizar colirios con doble función antibiótica e inmunosupresora.

En el caso de las úlceras corneales se considera una urgencia veterinaria y debemos seguir con exactitud las indicaciones de nuestro veterinario si queremos que esa lesión cure sin complicaciones y no perder visión.

 

¿Te ha parecido útil este contenido?

Deja un comentario