Hernia umbilical en perros

Un perro puede desarrollar una hernia umbilical, es decir, cuando un órgano o parte de un órgano sale fuera de la cavidad donde está.

hernia umbilical en perros

¿Qué es una hernia umbilical en perros?

Si nuestro perro tiene un bulto en la barriga lo más probable es que sea una hernia umbilical. 

Una hernia es la salida al exterior de contenido interno como grasa, parte de un órgano como el hígado o el bazo o parte del intestino fuera del lugar donde debería estar. 

Esta salida es por una lesión o debilidad de la pared donde antes había una obertura, como por ejemplo el ombligo.

Las hernias suelen ser congénitas, es decir, nacen con ello, aunque también puede salir por un lesión posterior como traumatismos, mordiscos… A este tipo de hernias se las llama hernias adquiridas. 

Son bultos lisos de diferentes tamaños y suaves al tacto. Si presionamos con cuidado una hernia podemos ver que se introduce en el cuerpo del animal. Cuando pasa esto, se las llama hernia reductibles. 

Hay otro tipo de hernias que no se reducen, se quedan en el exterior protegidas únicamente por la piel. Estas se llaman hernias encarceladas. 

Cuando a una hernia se le corta el riego sanguíneo se la llama hernia estrangulada. Según lo que produzca la hernia, que este estrangulada puede ser más o menos graves.

Hay hernias que se reducen solas y otras que necesitan cirugía para hacerlas desaparecer.

Causas de las hernias umbilicales en perros

Los cachorros que están en el vientre de su madre, están conectados a ella mediante el cordón umbilical. Por medio del cordón umbilical reciben los nutrientes necesarios para formarse. Una vez nacen, la madre corta el cordón con sus dientes dejando un trozo que se secará y en una semana se caerá.

Cuando el cierre no es completo se produce la hernia, introduciéndose tejido, grasa o algún órgano.

Si el cachorro tiene un bulto de este tipo en la barriga posiblemente se trate de una hernia umbilical.

Si la hernia es de pequeño tamaño cuando crece el perro a veces suele desaparecer por si sola sin necesitar cirugía. Esto se ve durante los 6 primeros meses de vida.

Si es muy grande la hernia o pone en riesgo la vida de nuestro perro necesitará una cirugía para quitársela.

Conclusión: si nuestro perro tiene un bulto en la barriga tiene que valorarlo un veterinario, el decidirá si es necesario quitarla o no.

El veterinario además hará una revisión completa ya que puede tener otro tipo de hernias como inguinales. Estas hernias también son genéticas.

Si tu perro tiene una hernia no se recomienda que tenga descendencia porque como hemos dicho antes algunas pueden ser malas para la salud del perro.

hernia umbilical en perros genética

Síntomas de la hernia umbilical en los perros

Las hernias aparecen generalmente en el nacimiento soliéndose identificar durante los primeros meses de vida. 

Estas hernias se pueden producir después de una lesión que rompa la zona y permita que el interior sobresalga.

Una hernia puede aparecer a cualquier edad. 

¿Cómo saber si mi perro tiene una hernia umbilical?

Si vemos a nuestro perro un bulto en la barriga en la zona media, donde terminan las costillas y esta suave e incluso puede introducirse en el cuerpo si presionamos con un dedo.

Hay que llevar a nuestro perro al veterinario para que le haga las pruebas necesarias y así saber si es necesario operarlo o no.

Tratamiento de una hernia umbilical en perros

El tratamiento depende de la valoración del veterinario.

Hay diferentes situaciones:

  • Hernia de tamaño pequeño que no compromete ningún órgano: si tu perro es cachorro, hay que esperar a los 6 meses para ver si se reduce sola. En caso de no reducirse puede operarse por estética o dejarla pero con controles periódicos. Estas hernias tan comunes en cachorros suelen tener solo grasa.
  • Hernia de tamaño grande, no parece grave y el cachorro tiene más de 6 meses: si tu perro tiene este tipo de hernia no seria necesaria la cirugía salvo por estética pero hay que revisarla con frecuencia. Podemos operarla el día que vayamos a esterilizar a nuestro perro.
  • Hernia grande y compromete la salud de nuestro perro: en estos casos la cirugía es necesaria ya que si se produce estrangulación el órgano se queda sin irrigación produciendo una necrosis suponiendo un grave riesgo para la vida de nuestro perro. Si hay un órgano afectado puede que haya que estriparlo.

Solo tu veterinario podrá decirte de que tipo de hernia se trata y que pautas tienes que seguir después de un chequeo completo. 

¿Te ha parecido útil este contenido?

Deja un comentario