Diarreas en perros

Los síntomas gastrointestinales son un motivo habitual de consulta veterinaria. De hecho, los trastornos gastrointestinales suponen más de un 10 % de todos lo casos que se atienden en cualquier clínica o consultorio veterinario. Hay que tener en cuenta que algunos síntomas como vómitos y diarreas también pueden deberse a trastornos ajenos al tracto intestinal como en el caso de enfermedades hepáticas y renales.

Diarreas en perros

Tipos de diarreas en perros

La diarrea puede estar ocasionada por un problema originado en intestino delgado (ID) o en intestino grueso (IG). En el caso que se trate de un problema en ID se denomina enteritis y por el contrario cuando hablamos de un problema en IG lo llamamos colitis.

¿Cómo diferenciar signos de ID y IG?

SIGNOS Y SÍNTOMAS

ID

IG

Incontinencia fecal

No

Si

Frecuencia heces

Aumentada

+++ Aumentada

Consistencia heces

Líquidas

Pastosas

Presencia de sangre en heces

Sangre digerida (oscura)

Sangre fresca (roja)

Moco

Si esta presente, mezclado con las heces

Si está presente, sobre las heces

Volumen fecal

Mayor

Menor

Aumento de flatulencias

+++ Frecuente

Frecuente

Aumento de borborigmos

+++ Frecuente

Infrecuente

Pérdida de peso

No

Causas de diarreas en perros agudas

No infecciosa: cambio de dieta, ingestión de alimentos potencialmente tóxicos, alergias y/o intolerancias alimentarias, colitis por estrés, cuerpos extraños etc.

Infecciosas:

  • Bacteriana: p.ej., Salmonella, E.coli
  • Parasitaria: p.ej., coccidios
  • Vírica: p. ej., coronavirus, parvovirus

Muchos animales con una sintomatología leve presentas diarrea y vómitos que remiten por sí solos. Los cuadros agudos suelen responder muy bien al tratamiento sintomático por lo que no suele ser necesario efectuar pruebas complementarias.

Causas de diarreas en perros crónicas

No infecciosa: alimentación de mala calidad, sobrealimentación, alergia alimentaria, parásitos, IBD (enfermedad inflamatoria intestinal), neoplasia (linfoma), pancreatitis

Infecciosas:

  • Bacteriana: p.ej., Salmonella
  • Parasitaria: p.ej., giardia
  • Vírica: p. ej., VLFe, VIF

Los cuadros crónicos pueden presentarse de forma aguda debido a una crisis o una complicación.

Pruebas diagnósticas

  • Coprológico (análisis de las heces): se realiza un estudio parasitológico, bacteriológico y virológico.
  • Radiografía: Nos ayuda en el diagnóstico de cuerpos extraños, distensión por inflamación y gas en las asas intestinales, torsiones gástricas u obstrucciones intestinales.
  • Ecografía: Indicado sobre todo para descartar masas tumorales, cuerpos extraños, pancreatitis, obstrucciones intestinales, IBD etc.
  • Analíticas sanguíneas: Fundamental para descartar patologías que afectan a otros órganos (hepatopatías, crisis urémicas, obstrucciones uretrales etc.). Los electrolitos también son muy importantes en los casos graves debido a la deshidratación que puedan padecer los pacientes y su tratamiento con fluidoterapia.

Tratamiento de las diarreas en perros

El tratamiento administrado al paciente depende del diagnóstico. En caso de cachorros o animales muy pequeños el riesgo de deshidratación es mas alto por lo que es más probable que requieran hospitalización con fluidoterapia de soporte. En el caso de diarreas de carácter leve con un curso de duración no mayor a 3 días el tratamiento inicial se basa en:

1️⃣Ayuno: Interrumpir la ingesta de alimentos y líquidos durante máximo 12 horas. Una vez el animal sea capaz de tolerar la ingesta de líquidos darle de comer raciones pequeñas y con mayor frecuencia de un alimento fácil de digerir. De la misma forma, le ofreceremos pequeños sorbos de agua mediante una cuchara o jeringa.

2️⃣Control de la temperatura: El rango de temperatura normal en nuestros perros debe encontrarse entre 38 y 39,5 ºC.

3️⃣Si en 48 h no hay una mejoría evidente acudir al veterinario.

Conclusiones de las diarreas en perros

Las causas de la diarrea en perros son muy amplias. Un perro puede tener diarrea por el simple hecho de haber comido algo durante el paseo que le haya sentado mal, o también puede ser debido a algo más grave que requiera de atención veterinaria urgente.

Lo más recomendable es que ante cualquier problema digestivo es que se ponga en contacto con su profesional de confianza para que pueda orientarle en el tratamiento más adecuado.

¿Te ha parecido útil este contenido?

Deja un comentario