Dermatitis miliar en gatos

La dermatitis miliar en gatos es un patrón cutáneo muy característico en ellos.

Consiste en la aparición de granos y costas por toda la zona de la cara además de mucho prurito facial.

Los factores que predisponen a la aparición de las lesiones son varios. No existe predisposición racial ni de sexo y puede aparecer a cualquier edad.

dermatitis miliar en gatos

¿Qué provoca la dermatitis miliar en gatos?

1️⃣ Parásitos externos: 

Una de las causas puede ser hipersensibilidad a la picadura de la pulga. Normalmente a parte de la dermatitis miliar se suelen observar áreas alopécicas por la zona ventral del abdomen y región lumbosacra.

Su diagnóstico se basa en la observación de pulgas y sus heces sobre el animal.

El tratamiento consiste en la administración de antiparasitarios externos efectivos para la eliminación de las pulgas y sus huevos (Bravecto®, Credelio®, Comfortis®). Otros parásitos que puedan cursar con prurito facial son los ácaros (otodectes cynotis, notoedres cati).

Debemos ser muy estrictos con la desparasitación externa en estos gatos si queremos evitar futuros brotes.

2️⃣ Dermatitis atópica:

La atopia felina es una enfermedad crónica con una predisposición hereditaria a desarrollar reacciones de hipersensibilidad a sustancias presentes en el medio ambiente. Entre los aeroalérgenos más frecuentes están los ácaros del polvo, la descamación cutánea de los humanos, los pólenes y los mohos.

Los gatos atópicos tienen mucho picor y a menudo tienden a autolesionarse.

Suele presentarse en gatos jóvenes de entre 6 meses y 3 años. Es de origen autoinmune y su diagnóstico se establece descartando el resto de enfermedades que también cursan con picor.

El objetivo del tratamiento es controlar el prurito mediante fármacos inmunosupresores e inmunomoduladores (glucocorticoides, ciclosporina)  y la inmunoterapia una vez realizadas las pruebas serológicas de anticuerpos.

gatos con dermatitis miliar

3️⃣ Alergia alimentaria: 

Cualquier alimento puede producirla, pero por lo general son las proteínas de la dieta. La mayoría de veces el gato pasa mucho tiempo comiendo el mismo alimento antes de manifestarse la alergia y eso dificulta el diagnóstico.

El cuadro clínico es muy similar al resto de enfermedades pruriginosas. El picor suele ser intenso y generalizado.

Su diagnóstico se establece mediante el historial y los signos clínicos.

El tratamiento es muy sencillo, se basa en administrar dietas hipoalergénicas con proteínas hidrolizadas incapaces de provocar una respuesta del sistema inmune durante mínimo 8 semanas.

Pruebas complementarias de la dermatitis miliar en gatos

  • Prueba del celo: Utilizada para descartar ciertos tipos de ácaros (cheyletiellosis, pediculosis, neotrombiculidiasis)
  • Raspados cutáneos: Será útil en los casos de sarna notoédrica y sarna demodécica.
  • Examen otoscopio: Se examinará el oído interno para descartar la presencia de sarna otodéctica.
  • Citología. Pénfigo foliáceo, bacterias, neoplasias.
  • Examen con la lámpara de Wood: Dermatofitosis.
  • Biopsia: Según el cuadro clínico y resultado de la citología. Prueba definitiva en el caso de enfermedades autoinmunes como pénfigo foliáceo.
  • Pruebas de alergia mediante serología e inmunoterapia: Serán necesarias en el caso de las alergias atópicas donde el único tratamiento etiológico es la inmunoterapia.

pruebas dermatitis miliar en gatos

Conclusiones

Las enfermedades que cursan con prurito son principalmente de tipo alérgico o de tipo parasitario.

Normalmente nos encontramos ante lesiones muy parecidas que dificultan el diagnóstico.

La dermatitis miliar felina es un problema muy común en gatos que puede llegar a ser frustrante para el propietario ya que si no se consigue identificar la causa pueden aparecer recidivas.

¿Te ha parecido útil este contenido?

Deja un comentario