Saltar al contenido

La Otitis canina

otitis canina

La otitis canina es una de las enfermedades mas comunes en nuestros amigos los perros. El sentido del oído lo tienen muy desarrollado y mas sensible que nosotros, por eso debemos cuidárselo. Si vemos que nuestro perro se rasca las orejas continuamente, sacude la cabeza, se queja de dolor y segrega mas cerumen de lo normal debemos acudir a nuestro veterinario.  

 

¿Qué es la otitis canina?otitis canina

La otitis canina es un inflamación del oído en cualquiera de sus tres partes. Esta inflamación puede ser a nivel interno ( parte del oído que no se ve ), medio ( parte interna visible ) o externo (parte externa de la oreja ). La otitis canina puede afectar a estas partes, a todas a la vez e incluso a los dos oídos. La mas común es la otitis externa, aquí existe una inflamación del epitelio de revestimiento del conducto auditivo. Este es el encargado de reproducir las ondas sonoras.

 

¿Qué causas influyen en la aparición de la otitis?

La otitis canina puede producirse por varios motivos: alergias, bacterias, parásitos, cuerpos extraños, desordenes de la queratinización e incluso nuestro propio perro.

  • Alergias: La otitis por alergia es de las mas comunes en perros atópicos o con alergias alimenticias. Estas alergias pueden provocar una inflamación del conducto auditivo externo.
  • Bacterias: La otitis por bacterias se puede detectar por el enrojecimiento de las orejas, por la segregación abundante de cerumen maloliente y pus.
  • Parásitos: El más común de estos es el ácaro. Este se extiende rápidamente provocando la irritación del oído y la aparición de cerumen mezclado con sangre que formara una secreción de color marrón o negra con un olor muy fuerte.
  • Cuerpos extraños: Nuestros perros suelen acercarse e incluso meterse por plantas, sembrados y hierbas según la zona de paseo. Bueno, pues al hacerlo se le puede meter al oído semillas o espigas que serán las que le provoque la otitis en este caso.
  • Desorden de la queratinización: Esta causa esta muy relacionada con perros propensos a tener trastornos seborreicos. Estos trastornos provocan la otitis externa con abundante cerumen.
  • Nuestro propio perro: Si nuestro perro tiene por costumbre rascarse las orejas de manera excesiva y de forma brusca, puede llevarle a tener otitis debido a los traumatismos que le provocan dicha acción.

Síntomas de la otitis canina

Para saber si nuestro perro tiene otitis canina debemos saber los síntomas que puede presentar.

Esos síntomas son:

  • Sacudidas de cabeza continuadas y rascado de las orejas
  • Si la otitis solo esta en un oído, el perro tendrá la cabeza girada hacia ese lado. Si nuestro perro tiene las orejas para arriba, bajara la oreja en la que este la infección.
  • Aumento de cerumen otitis canina
  • Enrojecimiento del oído
  • Secreción de color amarillenta, marrón o negra
  • Aparición de pus
  • Fuerte olor rancio en otitis de mucho cerumen y putrefacto en otitis gravesotitis canina
  • Cambios de comportamiento según el grado de dolor. Pueden estar mas agresivos.
  • Perdida de audición en otitis mas graves

Si nuestro perro tiene alguno de los síntomas nombrados no dudéis en llevarlo al veterinario.

 

Tratamiento para la otitis canina

Nuestro veterinario según el tipo de otitis que presente nuestro perro nos mandara el tratamiento adecuado. Ya sabemos que hay varios tipos según por las circunstancias en la que se haya dado.

Por lo general todos los tratamientos siguen los mismos pasos, lo primero que hará nuestro veterinario será una limpieza del oído de nuestro perro. Los productos que se utilizaran para limpiar el oído variaran según el causante de la otitis y del estado del oído. Se pueden utilizar una solución compuesta por ceruminiloticos si la membrana timpatica esta intacta para el lavado del oído o antisépticos y limpiadores secantes si hay sangre en la inflamación de la membrana.

Una vez hecha la limpieza del oído, nuestro veterinario nos recetara unas gotas especificas para cada caso. Estas gotas las tendremos que aplicar nosotros mismos todos los días durante el periodo que nos diga nuestro veterinario. Antes de echarle las gotas a nuestro perro, debemos limpiarle el oído utilizando la solución de lavado indicada por el veterinario. Una vez le echamos las gotas hay que masajear el oído suavemente durante medio minuto mientras realizas el lavado y hay que secar lo mejor posible el oído para que no se quede agua ni solución dentro de el.

Si la otitis que tiene nuestro perro es grave se recomienda normalmente el uso de antibióticos vía sistemática. Estos antibióticos pueden ser oral o mediante inyección y se suele mantener el tratamiento hasta una semana después de la curación.

Si hay tumor en el oído o la otitis se multiplica de forma abundante y rápida, se intervendrá quirúrgicamente.

 

Como prevenir la otitis

La mejor manera de prevenir la otitis canina es realizando a nuestro perro una limpieza del canal auricular una o dos veces al mes. Para esta limpieza nunca debemos utilizar bastoncillos, siempre gasas limpias. Antes de estas limpiezas tenemos que mirar bien el oído de nuestro perro para ver que no tenga ninguno de los síntomas anteriores. Si el oído otitis caninaesta bien empezaremos la limpieza por la parte externa de la oreja con una toalla mojada con agua tibia y jabón. Esta toalla será únicamente para tu perro. Hay que limpiar la zona bien haciendo movimientos circulares suaves y luego secar bien la zona con otra toalla limpia.

Para limpiar el pabellón auditivo ( parte interna visible ) utilizaremos una gasa. Solo tenemos que cubrir nuestro dedo con ella e introducirla con mucho cuidado sin llegar al fondo. En este caso hay que limpiar las pareces del oído de nuestro perro.

Para la parte interna (no visible) hay productos específicos para la prevención de la otitis canina. Estos productos los podremos encontrar en nuestro veterinario.

 

*Como con cada enfermedad de nuestros amigos peludetes, hay que llevarlos al veterinario a la primera cosa rara que veamos… No debemos tratarlos nosotros por nuestra cuenta sin el consentimiento de nuestro veterinario. El nos dirá en el caso de que tengamos que hacerlo que tenemos que hacer, como y durante cuanto tiempo. Nada de coger suero y echárselo a nuestro perro, el suero podría quedarse dentro y provocar bacterias.

Recordar que siempre es mejor prevenir que curar y que un diagnostico temprano es muy importante.